¿Qué te están diciendo tus desechos?

poop-poo-pooh-emoji-cartoon-face-036-512

Las heces son una fuente de información valiosísima sobre tu salud digestiva.  Representan la calidad de lo que comes, cómo digieres y cómo eliminas los desechos. Así que te  recomiendo que la voltees a ver cada vez que vayas al baño. 

Caca

¿En qué te tienes que fijar? 

Olor

Unas heces saludables no tienen mal olor, de hecho prácticamente son inodoras.  Si hay olor desagradable o incluso pestilente, quiere decir que las heces están pasando demasiado tiempo dentro de los intestinos lo cual genera que las bacterias produzcan gases que causan el mal olor. 

También pueden ser indicadores de que la flora bacteriana es insuficiente o no está trabajando correctamente. 

Cabe mencionar que es posible que eventualmente el olor cambie debido a ciertos alimentos, pero en esos casos se detecta inmediatamente la causa-efecto.  Si el mal olor es cotidiano, es un punto que se tiene que explorar a fondo con un especialista. 

Color 

Las evacuaciones saludables deben tener un color café-dorado que proviene de los pigmentos que forman las bacterias del intestino y la bilis. 

Es normal que dependiendo de la alimentación, varíen los colores.  Por ejemplo, cuando se come betabel que se vuelvan un poco rojizas o cuando se comen muchos vegetales verdes crudos un tanto verdosas.  Pero aun así, deben volver a su color café-dorado de forma habitual. 

Los colores que denotan un mal funcionamiento digestivo son: 

  • Negro:  puede deberse a una acumulación de sangre seca resultado de sangrado interno en el tracto digestivo superior.  En este caso es urgente acudir con un médico.  En otros casos un exceso de hierro en la alimentación o de consumo de carne roja ennegrece las deposiciones.
  • Café oscuro: el vino tinto puede causar este color, si es eventual.  El exceso de sal y la falta de vegetales frescos son otro factor.
  • Verde: consumo de ciertos antibióticos, enfermedad de Chron.
  • Amarillo pálido o blanco: puede indicar problemas biliares y/o hepáticos.  Si además, las heces pálidas flotan, tienen un aspecto grasoso y brillan, eso es indicador de que no se están digiriendo correctamente las grasas.  También pueden causado por enfermedad peligrosa y contagiosa llamada Giardia.   El exceso de uso de antiácidos de hidróxido de aluminio también provoca esta coloración.
  • Rojo: sangrado fresco posiblemente de fisuras o hemorroides. 

Es importante que comprendan que esto es una guía GENERAL , hay muchos otros factores que afectan los colores de las deposiciones, como medicamentos, enfermedades, complementos nutricionales.  Por lo tanto, esta guía es meramente informativa y NO SUSTITUYE LA CONSULTA CON UN EPECIALISTA.  

Consistencia y forma 

Las heces deben tener una consistencia suave, pero firme, en una forma de S. 

Hay un problema si son…

  • Bolitas: indican que las heces han permanecido demasiado tiempo en el intestino, el agua ha sido reabsorbida y por lo tanto, pierden consistencia y se rompen en pedazos pequeños y duros.   La falta de fibra y líquido son las principales causas.
  • “Aguadas”: la falta de forma indica que las heces han pasado demasiado rápido por el intestino, lo que ha impedido su formación.  Esto puede deberse a una falta de fibra, infecciones, sensibilidad a los alimentos o desintoxicaciones extremas.
  • Duras y secas: indican falta de movilidad intestinal, lo que hace que el líquido se reabsorba, se sequen, endurezcan y generalmente requieren un esfuerzo para ser expulsadas y dolor.  Son signo de deshidratación, falta de fibra, estreñimiento y sedentarismo. 

Sonido

Al caer al excusado las heces no deben caer por pedazos ni salpicar, sino introducirse gradualmente al agua. 

¿Con qué frecuencia debo evacuar?

Todos los especialistas concuerdan en que se debe defecar diariamente, al menos una vez. 

Algunos sugieren que lo ideal son dos o tres veces.   En mi opinión, debe tomarse en cuenta el historial de la persona, es decir, si usualmente evacúa tres veces diarias, hacerlo solamente una vez puede indicar estreñimiento y hacerlo 6, diarrea.  En cambio, si una persona siempre ha defecado una vez al día, hacerlo 3 veces puede indicar diarrea y obviamente dejarlo de hacerlo sería estreñimiento. 

Vayas una o tres veces, revisa que esta conducta sea constante, que no te sientas ni inflamado ni pesado, que no haya un exceso de flatulencias olorosas y que las heces tengan consistencia, color café-dorado y sin olor. 

Después de leer esta información te pregunto: ¿qué está diciendo tu popó de ti?

Quizás te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *