La “gente cocodrilo” de Hiroshima



horror-650x340

Son en verdad muy pocos los detalles que conocemos respecto al horror que vivieron las víctimas de Hiroshima ese lunes al mediodía cuando la bomba atómica explotó y uno de ellos que casi no se conoce es la historia de la “gente cocodrilo”.

Sabemos las estadísticas: 40% de la población muerta, dos tercios de la ciudad destruida e incendios de hasta 4000 grados centígrados, pero algo de lo que no conocemos lo suficiente es lo que pasó inmediatamente después.

atomic

En el libro “El Último Tren a Hiroshima”, el autor Charles Pellegrino reunió los testimonios de miles de testigos y entre los cuentos de envenenamiento radiactivo y la tormenta de fuego inicial descubrió las historias de una “criatura” única a este desastre.

La gente cocodrilo en un principio fue humana, pero una vez que la bomba explotó tuvieron la desgracia de sobrevivir: Con sus caras mirando a la explosión, su piel fue arrancada de sus cráneos dejando nada más una sustancia negra y con la textura del cuero, sin ojos ni rasgos faciales. Lo único que quedaba era un hueco rojo donde sus bocas habían estado.

f11100a2002

Al verlos el resto de los sobrevivientes huían, sobre todo al escuchar el sonido que hacían. De acuerdo al libro: “La gente cocodrilo no gritaba. Sus bocas no podían formar el sonido. El ruido que hacían era peor que un grito, era como un murmullo como de abejorros. Un hombre, moviéndose sobre lo que quedaba de sus piernas, iba cargando un bebé muerto boca abajo.”

Lógicamente ninguno de ellos sobrevivió por mucho tiempo y en la mayoría de los recuentos del incidente no se habla al respecto, pero sabemos que esta gente en verdad existió y sufrió los horrores de la guerra, cosa que debería ser mucho más difundida de lo que es.

Fuente: KnowledgeNuts.

Gracias a ElAfer.com

 


Quizás te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *