Esta es la polilla más grande del mundo, lo mas curioso nunca come

15365722388_9dce082a29_z

La polilla atlas (Attacus atlas) es la mas grande del mundo. Esta impresionante polilla originaria de las selvas de Malasia llega a medir unos 30 centímetros de ancho por unos 25 de largo y el área total de sus alas puede alcanzar los 400cm2 en las hembras, las cuales son mas grandes y fuertes.

Las alas de este insecto tienen “ventanas” transparentes, que en realidad no son agujeros, sino tejido traslúcido.

Curiosamente todo su alimento es ingerido durante su etapa larval, de adulta su “boca” se sella por lo que la Atlas no se alimentará nunca durante su vida como una mariposa. Su vuelo es particularmente llamativo, ya que su peso es una gran dificultad a la hora de mantenerse en el aire con tan pesadas alas, por lo que generalmente planea junto a las corrientes de viento.

Varios naturistas han logrado observar que su función como adultas es simplemente asustar a los depredadores y mantenerlos alejados de las zonas ricas en larvas.

Muchas personas sienten terror ante las polillas, tal vez por sus hábitos nocturnos. En algunas culturas se les considera de mal agüero. La verdad es que son, simplemente, maravillas de la naturaleza. Hay más de 160 mil tipos de polillas (10 veces más que las variedades de mariposas).

15365241249_59f856d0b1_z

Diferencias entre polillas y mariposas

Las mariposas y las polillas tienen mucho en común. Ambas pertenecen al orden de las Lepidopteras, es decir, a las de “alas con escamas”. El nombre proviene de esas escalas de polvo que se desprenden de estos insectos cuando son tocados. Pero las mariposas y las polillas tienen más similitudes, además de sus alas polvorientas.

Ambos insectos comienzan su vida siendo orugas hambrientas, antes de transformarse cuando llegan a la edad adulta. Ambas se alimentan del néctar de las flores y complementan su dieta con otros líquidos como el agua o el jugo de frutas podridas.

La diferencia entre las mariposas y las polillas es como la diferencia entre las ranas y los sapos, sin embargo, hay algunas características básicas que nos permiten distinguirlas; aunque también hay excepciones a la regla. A continuación, vamos a ver lo que en realidad hace diferente a una mariposa de una polilla.

Es fácil pensar en las polillas como insectos pequeños que revolotean alrededor de las bombillas, pero no todas las polillas son pequeñas; la polilla más grande del mundo es la Attacus atlas y tiene una envergadura de alrededor de un pie (30,5 centímetros).

Las diferencias entre las polillas y las mariposas se dividen en dos categorías: anatómicas y de comportamiento. En su mayoría, las polillas son nocturnas; es decir, que vuelan y se alimentan de noche. Por otra parte, las mariposas suelen ser diurnas y activas durante el día. Así es que si ves a un insecto alado alimentándose de una flor en horas de la tarde, lo más probable es que se trate de una mariposa; pero si ves a un insecto alado revoloteando para hacerse camino y llegar hasta la luz en medio de la noche, es muy probable que se trate de una polilla.

Cuando descansan, las mariposas y las polillas suelen mantener sus alas de manera diferente. Es común ver a las polillas con sus alas cubriéndoles la espalda o extendidas a los lados, pero a menos que las mariposas estén calentándose al sol; suelen mantener sus alas en posición vertical y plegada; de forma perpendicular a sus espaldas.

Tanto las mariposas como las polillas se convierten en crisálidas, pero se transforman en adulto de manera diferente; porque a diferencia de las mariposas, las polillas tienden a girar un capullo de seda alrededor de sus crisálidas y a veces optan por camuflarlas con hojas o escombros.

En cuanto a las diferencias físicas entre ambos insectos, éstas son fáciles de ver:

Las antenas de las mariposas son más anchas en la punta. mientras que las de las polillas parecen pequeñas plumas.
En la mayoría de los casos, son las mariposas las que exhiben los colores más vivos y atractivos, esto no quiere decir que las polillas sólo tienen colores opacos: blanco, marrón, gris; sin embargo, es poco frecuente que sean de otra manera.

Muchas polillas utilizan una serie de bucles llamados retináculos y frenillos que conectan sus alas traseras con las delanteras. Las mariposas no tienen estas estructuras.

Las polillas suelen tener los cuerpos más gordos en comparación con las mariposas.

En conclusión, no todos los miembros del orden de las Lepidópteras encajan perfectamente en la categoría de mariposa o polilla, porque hay numerosas mariposas con cualidades de polillas; así como hay muchas polillas con cualidades de mariposas. Ejemplo de esto son las mariposas saltarinas (conocidas en inglés como skippers), las cuales, aunque vuelan durante el día como las mariposas; por lo general tiene colores apagados como las polillas. Sin embargo, sus patrones no son ni de mariposas ni de polillas.

Gracias a DiarioEcología

Quizás te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *