Árboles luminosos, la forma ecológica de iluminar calles

14868937377_41fbea5385_z

Las luces de la calle son una parte importante de nuestra infraestructura urbana, gracias a ellas es posible iluminar el camino a casa y hacer las carreteras más seguras por la noche.

Pero ¿podríamos crear luz natural sin necesitad de electricidad para iluminar las calles? Pues, parece que si podría ser posible.

El concepto de plantas que brillan en la oscuridad no es nuevo, pero ahora está más cerca de concretarse.

El holandés Daan Roosegaarde y su equipo han descubierto que mezclando medusas y bacterias luminosas con plantas pueden generar una fuente de luz nocturna totalmente natural.

Aunque la idea me parece excelente, imagina la cantidad de recursos que se ahorrarian al no depender de las compañias electricas para el alumbrado publico, pero siempre está el riesgo de que estas modificaciones geneticas a gran escala causen un desequilibrio en el desarrollo natural del medio ambiente, por eso hay que estudiar mucho antes de dar pasos en esta dirección.

14868762329_ccf1a8f14e_z

Buen Diario:

“Cuando una medusa va a las profundidades marinas produce su propia luz”, cuenta Roosegaarde. “No tiene batería ni panel solar ni cuenta de energía. Lo hace autónomamente y debemos aprender de ella”. Así llegó a conectarse con Alexander Krichevsky, de la Universidad Estatal de Nueva York, quien fundó la compañía Bioglow para comercializar plantas autoluminiscentes. El ruso inventó un dispositivo que cataliza la luz producida por organismos y que la codifica, de modo que las plantas pueden producir luz que es transmisible. Roosegaarde empezó a colaborar con Krichevsky y ha llevado el proyecto a una escala mayor, una instalación diseñada para que sean los árboles los que producen luz. “Son unos paisajes que producen energía por sí mismos, y eso es fascinante, pero también son increíblemente poéticos”, reflexiona el holandés. El estudio de Roosegaarde también está trabajando en un proyecto llamado Glowing Nature, que no implica modificaciones genéticas. Se usan hongos biolumínicos para recubrir árboles con “pintura biológica” para que los mismos brillen de noche. ¡Que se haga la luz!.

 

Gracias a DiarioEcología

Quizás te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *